Rótulas

Las rótulas y las cabezas de articulación son componentes mecánicos listos para montar. Su diseño hace que sean particularmente adecuadas para disposiciones en las que deban ser compensadas desalineaciones entre eje y soporte, o cuando a velocidades relativamente bajas se producen movimientos de inclinación u oscilación

Las rótulas radiales tienen un aro interior con superficie exterior convexa esférica, y un aro exterior con superficie interior cóncava esférica. Su diseño las hace particularmente adecuadas para disposiciones en las que se deben absorber movimientos de alineación entre eje y soporte, o cuando se produzcan movimientos de oscilación o de inclinación a velocidades de deslizamiento relativamente bajas.

Las grandes rótulas libres de mantenimiento tienen una superficie deslizante compuesta de discos de material de deslizamiento seco, sujetos por una jaula. La jaula está atornillada al aro exterior de manera que el movimiento deslizante se produce entre los discos y el aro interior.

Las superficies de deslizamiento de las rótulas con contacto angular están inclinadas un cierto ángulo respecto del eje de la rótula. Por ello, estas rótulas son particularmente adecuadas para soportar cargas combinadas (radiales y axiales). Si se monta sólo una rótula, ésta podrá soportar la carga axial en un solo sentido. Si se someten a carga radial, se induce una carga axial que debe ser contrarrestada, por lo que se suelen montar contrapuestas con una segunda rótula.

Las cabezas de articulación constan de una cabeza de biela con vástago integral formando un soporte, y una rótula radial estándar, o de un aro interior de rótula y una capa de deslizamiento entre el agujero de la cabeza y el aro interior.